SE VIENE EL NUEVO DISCO!... #2014
gadgets para blogger

viernes, 14 de octubre de 2011

La verdadera historia de Juan Valdez.

El lector de Sabor a Cumbia, de ser habitué del buen café, en sus distintos gustos, aromas, proporciones y preparaciones, sabrá de lo distinguido del café colombiano.
Desde ya que ese excelente café, como las carnes argentinas, encuentra explicación en aspectos técnicos que trascienden los conocimientos de este Blog: será el clima, relieve y/o la temperatura que hace del cinturón cafetero colombiano el paraíso del cafeto?.

Otras explicaciones, ventiladas por medios especializados, alegan que el triunfo del café colombiano en el mundo obedece a… una campaña de marketing.
En efecto la historia oficial, que hoy queremos desmitificar, habla de la creación del personaje Juan Valdez por parte de una agencia publicitaria Norteamericana, con el objeto de posicionar el café colombiano como un producto exportable de calidad.
Desde ya que estas explicaciones hacen caso omiso a la esencia de la cuestión: el mejor café solo puede provenir de las mejores manos.
Sabor a cumbia trae como primicia exclusiva para sus lectores, el verdadero origen del café Juan Valdez.
La historia, esa que no se encuentra en los libros pero que pervive en la memoria de campesinos y aborígenes de Antioquia, comienza en el primer cuarto del Siglo pasado cuando en medio de una feroz crisis mundial, los jornaleros del café comienzan a organizar ocupaciones espontáneas a las grandes extensiones de tierra que, por "cuestiones de mercado”, no eran utilizadas por sus dueños.
Nació, por entonces, el Frente de Liberación Juan Valdez, inspirado en un campesino ignoto de Antioquia, caído en el primer enfrentamiento militar con el ejercito Colombiano, y que se hacía llamar así en honor al guía moral y espiritual de aquella rebelión: El Maestro Delio Valdez.
El Maestro, que por entonces se desempeñaba como jornalero en el café, fue parte activa de la organización militar rebelde, llevando a los jornaleros cafeteros conocimientos sobre táctica y estrategia militar, guerra de guerrillas y uso de pertrechos.
Su figura se popularizó rápidamente entre los nativos rebeldes, y aunque para los medios gráficos y servicios de inteligencia su aspecto físico siempre fue una incognita; no hay jornalero que haya vivido en aquella época que no testimonio una charla, cara a cara, con el Maestro Valdez.
Las victorias y derrotas se sucedieron, y si bien resulta imposible dar cuenta de un resultado unánime de la contienda, lo cierto es que parte del campesinado colombiano pudo acceder a las tierras para así ser dueño del producto de su trabajo: el café.
El Frente de Liberación Juan Valdez pasó a llamarse Federación de Campesinos Juan Valdez, y su producto de exportación, Café Juan Valdez.
Porque, repetimos, el mejor café no puede salir sino de las mejores manos, aquellas que surcaron la tierra (incluso antes de la llegada del café), conocen el viento, entienden las lunas y hablan el idioma de la naturaleza. Esta es la verdadera historia del Cafe Juan Valdez... o por lo menos la que nos gusta creer antes escuchar a los Guacharacos


Allá por mi tierra
hay un caminante
que trae de las sierras
café muy fragante

Y los cafetales
curtieron sus manos
no tiene pesares
es muy colombiano

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

Allá por mi tierra
hay un caminante
que trae de las sierras
café muy fragante

Y los cafetales
curtieron sus manos
no tiene pesares
es muy colombiano

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

3 comentarios:

Delio Valdez dijo...

Jose Lazo puede dar cuenta del gustoso cafe juan valdez...

EBIRU OJABA dijo...

Muy buen blog sobre la cultura de la Cumbia. Otro tema importante de toda esta historia es Mi Cafetal de Crescencio Salcedo, cuya letra original dice así: MI CAFETAL

Porque la gente vive criticando que paso la vida sin pensar en ná pero no sabiendo
que yo soy el hombre que tengo mi vida bien asegurá.

Pero no sabiendo que
yo soy el hombre
que tengo un hermoso y lindo cafetal.

Nada me importa que la gente diga

que no tengo plata, que no tengo ná.

Pero no sabiendo que yo soy el hombre que tengo mi vida bien asegurá.

Pero no sabiend
que yo soy el hombre
que tengo un hermoso y lindo cafetal.

Alejandra dijo...

Quién es el verdadero autor de esta letra/música? Gracias