SE VIENE EL NUEVO DISCO!... #2014
gadgets para blogger

lunes, 31 de octubre de 2011

Sobre Pagina12, la "moda" de la Cumbia Colombiana y La Delio Valdez.

Como uds. seguramente sabrá, o habrá intuido producto de su mente perspicaz, Sabor a Cumbia no es otra cosa que un vástago, un desprendimiento sensorial, una transmutación física bajo la forma de blog de la Orquesta de Cumbia Delio Valdez. Su objetivo es difícil de precisar, pero indudablemente merodea en torno a generar un espacio para compartir reflexiones, música y arte con todos los cumbiamberos del universo.
Y si bien no es costumbre de Sabor a Cumbia la autoreferencia, o mejor dicho la referencia a la Orquesta de Cumbia Delio Valdez, en esta ocasión queremos señalar una característica de ese conjunto musical: la humildad y el respeto con el que encara el trabajo propio y ajeno.
Por eso queremos agradecer a Página 12, a su Suplemento No y a los laburantes de ese medio que nos hicieran ésta nota; como así también saludar por este medio a la Orquesta Todopoderoso Popular Marcial y a Sonora Marta la Reina, a quienes si bien no conocemos personalmente seguramente comparten con nosotros el amor y el respeto por la cumbia.
Acto seguido, nos dedicaremos a la controversia solapada, dando rienda suelta a las peripecias de la mente, que habitualmente nos conduce por el inagotable camino de la reflexión a la que nos abocamos acto seguido y con su debido permiso.

Empecemos por el principio
En una noche llena de estrellas, se hizo presente un amable periodista de Página 12 en un boliche del barrio del Abasto, luego de que la Orquesta finalizara su prueba de sonido y justo en el preciso instante en el que llegaban las empanadas y las cervezas. Sabor a Cumbia dió cuenta a los estimados lectores de la repercusión que había causado dicho reportaje en ésta nota. En efecto, lejos de tomar el tema ligeramente, ante la consulta relativa a si la cumbia era una moda, este Blog se decidió a indagar con humildad algo que la intimidad intuíamos: El Origen de la Cumbia en la Argentina data de mediados del siglo pasado y la Orquesta de Cumbia Delio Valdez no es mas que un eslabón de esa larga cadena cumbiera.

Suponemos que, para un periodista que le toca analizar un fenómeno netamente social como la Cumbia, existen limitaciones de tiempo y espacio prestablecidas por un jefe de redacción (que seguramente poco sabe de la cuestión que se ventila aquí) y que limitan su labor analítica.
Sabemos que P12 es un diario dirigido hacia el mercado capitalino, para cuyos lectores va dirigido ese menú de salsa abundante (Patricio Rey Dixit).
Intuimos que a veces no se trata de analizar la verdad, sino de satisfacer el ego de los potenciales lectores (el cliente tiene la razón?).

Pero...
Creemos que el análisis de cualquier cosa, y mas de un fenómeno netamente social como la Cumbia,  no puede encararse suponiendo que tal cosa empieza  desde el momento que el editorial del diario se ayuna de su existencia.
Y que aún en el hipotético caso que al asiduo lector del P12 no le interese saber que pasa del otro lado de la General Paz, no hay excusa para obviar la gran trayectoria de un montón de conjuntos y músicos que vienen interpretando la cumbia en este país desde hace mas de 70 años.

Nos consideramos dignos vástagos de la tradición cumbiera Argentina. De la familia Wawanco, de los que rezan a San Landero y bailan colombiano con Jimmy y su Combo Negro, de los que creen que Flor de Piedra tienen tanto para decir a este mundo como la Orquesta Estable del Teatro Colon.


Dicho lo dicho, espetado nuestra opinión al ciberespacio, dejando nuestras reflexiones al mundo exterior para que este las mastique, regurgite y nos la devuelva bajo la forma de: a) abucheos y/o aplausos, b) interrogantes y/o respuestas, c) otras reflexiones y/o insultos; nos despedimos con algunas escenas cinematográficas que nos vinieron a la mente ni bien leímos la nota que hicimos mención.

ESCENA 1.
Jimmy, con todo su combo negro a cuestas, se sienta en una mesa de un bar situado sobre  la calle Moises Lebensohn, a pocos metros de la estación Boulogne del Ferrocarril Ex-Belgrano.
Con un gesto displicente encarga al mozo "lo de siempre" y extrae el Suplemento NO del Página 12 que encuentra disponible en su mesa habitual. Ojeando por arriba  alcanza a leer: “Nadie podría asegurar en qué momento exacto sucedió, ni cuáles fueron los inexplicables tramados sociales que engendraron el fenómeno. Pero, de un día para el otro, la cumbia dejó de ser –para muchos– eso que pasan al final de los casamientos, justo después del carnaval carioca, cuando los invitados ya se pusieron la corbata de bincha y andan demasiado borrachos para protestarle al DJ”
Mientras por su mente pasan rauda y fugazmente años y años de cumbia colombiana, de noches de sudor y baile en el Tropitango, curtiendo el acordeón de Andres Landero y haciendo bailar la buena cumbias a la muchedumbre envilecida, su pupila se acomoda en el rabillo del ojo, enfoca con mayor atención la nota y lee el nombre: Orquesta de Cumbia Delio Valdez.
(Quizá algún físico algún día pueda explicar porque el tiempo es uno cuando el acontecer es el recuerdo y otro cuando la vara en que se mide es la vida cotidiana.)
Repentinamente vuelve a prestar atención al acontecer del mundo real cuando escucha pasar a un joven de visera cantando “porque yo curto la onda de la cumbia colombiana, para cantarla señores hay que llevarla en el alma”.
El mozo se acerca a la mesa manejando con destreza una bandeja con varias botellas. Se para frente a jimmy mientras su dedo índice hace círculos sobre el cúmulo de bebidas hasta posarse sobre sifón y un tinto de 375 cc. Con su mano izquierda saca la cuenta del bolsillo frontal superior de su delantal, la clava en el pinche y lo mira a Jimmy a esos dos islotes blancos que tiene en su rostro moreno: “o te lo cargo en la cuenta?”.

ESCENA 2.
En el momento exacto en el que reloj marca las 18 hs., se escucha la alarma que avisa el fin de las tareas. Se baña rápido, saca su ropa del locker y camina velozmente hasta la puerta de salida donde introduce el cartón troquelado en el controlador. La maquina le devuelve un pitido que escucha con placer. Saluda con un gesto austero al segurata de la salida y cruzando rápidamente las rejas se arroja por la barranca que separa la fábrica de la Panamericana.
“Gol de Riquelme”, murmura mientras estira el brazo derecho, busca monedas con el izquierdo y calcula que el 15 detendrá su marcha en el momento exacto en el que la caída libre de su cuerpo alcance la parada del bondi. Sin detener la marcha sube las escaleras y se posa frente a la maquina. Saca boleto y ni bien gira su cuerpo logra divisar una asiento libre al fondo … “dos a cero”, piensa.

Con el desparpajo que le otorga el cansancio acumulado por el trajín cotidiano, clava la vista sin disimulo en el diario de su compañera de asiento, y alcanza a leer un final de nota que dice “baila una cumbia colombiana y vuelve a Belgrano”.
Se acuerda de sus años mozos, cuando se lucía en las pistas de La Mónica al compás del Ritmo de Colombia. Piensa en el y en su actual mujer. "Ella baila la cumbia en tropitango", murmura por lo bajo. Abre la puerta de su casa y mientras saluda a cada uno de sus hijos le hecha un chupada al mate hasta hacerlo sonar. Pone el CD en la compactera, agarra a su Mulata de la cintura y susurra en su oido la letra de este tema que solían bailar... hace no tanto tiempo.

lunes, 24 de octubre de 2011

Cumbieros del mundo, uníos

Reproducimos a continuación, para conocimiento de los lectores de Sabor a Cumbia, una charla, dialogo o conversación que seguramente hubiésemos tenido con Ebiru Ojaba (autor de el Blog Cumbia, Sabor y Porro);a partir de ésta nota de nuestro Blog que originó su consiguiente aporte.
Aprovechamos la ocasión para recomendar el Blog de Ebiru a todos aquellos cumbieros que les interesen saber (posta-posta) las cuestiones que aquí se ventilan con cierta dosis de impunidad, extravagancia y placer literario.

Ebiru Ojaba: Hola Delio Valdez no he podido evitar volver a comentar en este blog, ante todo para felicitarlos por el aporte al conocimiento de la Cumbia que están realizando.
Sabor a Cumbia: Muchas gracias, Ebiru. Nosotros leemos asiduamente tu Blog, y siempre que podemos lo recomendamos…
EO: También porque coincidimos en ciertos temas que estoy investigando y particularmente al Porro "Santa Marta tiene tren".
SaC: Que temazo, capo. Si lo habremos bailado en las fiestas de fin de año… Wawanco en los parlantes, carne en la parrilla y vinito para la monada… esa es vida!!!.
Como decíamos en esta nota, fue una novedad para nosotros enterarnos que su autor era Armani. Porque los Wawanco tienen una virtud fundamental , entre muchas otras: para el que degusta  de su música, sin bucear en los orígenes de ese ritmo, encuentra mezclado entre su repertorio original muchos éxitos de la vieja y querida Cumbia Colombiana. Y si usted se pone a pensar, querido amigo, este no es un tema menor…
EO: Tengo en mis manos la autobiografia de Crescencio Salcedo, un músico colombiano que nació hacia inicios del siglo pasado y que se refiere en un capitulo a la citada pieza y dice ser el autor de ella, habla de una versión argentina de Nobile no de Armani y dice que le cambiaron la letra.
SaC: Me estas diciendo en serio?. Vos decís que Armani o Nobile… vos tas seguro, capo?. Yo no lo conozco personalmente a Armani, pero parecía una persona respetable. O por ahí tomamos una fuente errónea…
EO: En efecto la letra de Salcedo dice, en una de sus estrofas: "Si ni fuera por la zona Santa Marta moriría Hay Hombe!" en la versión argentina se cambia la palabra "zona" por "olas", y esto es supremamente importante porque la canción se refiere a la economía de la región en ese momento (primera mitad del siglo XX).
SaC: mirá…
EO: Zona se refiere a la Zona Bananera en el departamento del Magdalena cuya capital es Santa Marta. Este verso ironiza con el hecho de que a pesar de Santa marta ser la capital depende de la economía de la zona bananera que aportaba inmensas ganancias a la región por las gigantescas exportaciones de banano y que incentivó la construcción de un ferrocarril (por eso lo del tren).
SaC: Hermano, esta es una evidencia de peso… me dejas estupefacto
EO: Lucho Bermudez, que en es entonces era miembro de la banda militar de la armada estuvo en esa zona hacia 1928 cuando el ejercito masacró a una multitud de huelguistas y que inspiró una de las secuencias memorables de la obra cien años de soledad de Garcia Marquez.
SaC: Si mal no recuerdo, en algún asado, rodeado de botellas de vino y cadáveres vacunos; el Maestro Delio Valdez nos habló loas de aquellos valientes huelguistas.
EO: Este comentario tiene el animo de aportar elementos de discusión al tema de esta entrada. Saludos desde la cadera cumbiera de América.
SaC: No lo dudamos estimado amigo, sus aportes son y serán bienvenidos. Como dijimos anteriormente, y si bien no tenemos el agrado de conocerlo personalmente, su Blog es muy frecuentado por Sabor a Cumbia.
Aprovechamos la ocasión para extenderle una invitación, por si acaso que algún día se pega una vuelta por Argentina (pata Cumbiera de América). No dude en contactarse con nosotros, que de asado y Cumbia se va a ir satisfecho. Y sepa que, si de Cumbia se trata, nuestro blog estará siempre a su disposición.

viernes, 21 de octubre de 2011

El Origen de la Cumbia. Volumen VI. Eduardo Armani. En Argentina se curte la cumbia colombiana.

Cuando Sabor a cumbia dio inicio a esta zaga que engañosamente se apodó “El Origen de la Cumbia, tenía bien en claro que su metié, su leitmotiv, no se ceñía sobre los orígenes de este folclor en su cuna natal; sino que buscaba indagar/dilucidar el cómo, el cuándo y el porqué de que este Ritmo de Colombia sea hoy día tan (pero tan), argento.
El atento lector de este blog, y más aún el habitué de esta zaga (ni lentos ni perezosos), habrán notado esta cuestión… puesto que lo ventilamos sin tapujos acá y acá.
Previamente a dedicarnos al tema en cuestión,  queremos proponerle a Uds. atravesar limites y superar distancias que separan a este Blog de sus destinatarios directos y alcanzar de una vez por todas un status de confianza comparable a la que albergan quienes dedican la domenica por la tarde al deporte del mate, los bizcochos y la degustación del balonpié por la televisión pública abierta.
Como demostración palpable de nuestro interés en establecer este nuevo vínculo con Uds., inauguramos esta nueva etapa de nuestras vidas rompiendo el hielo con una confesión que lo dejará seguramente estupefacto: hasta hace unos meses, no teníamos la más pálida idea de la relación entre Eduardo Armani y La Cumbia.
En efecto, Sabor a Cumbia llega a comprender la relevancia de Armani en la música tropical argentina solamente cuando las indagaciones encaradas por este blog nos espetó en la frente, una y otra vez, la gran figura de este Señor, al cual esta Blog quiere pedir disculpas por su supina ignorancia.
Ahora si, habiendo despilfarrado suficiente munición en nuestro placentero y habitual divagar, nos dedicamos de ahora en más a ameteallar al lector con el tema que nos compete en esta oportunidad.
Eduardo Armani nace el 22 de Agosto de 1898 en la Provincia de Corrientes. Será quizá su cercanía con el Paraná la explicación a la indudable capacidad de este señor para desarrollar una destreza singular para cursar por los musicales rios  del Magdalena, Missipispi y nuestro Rio de la Plata?. No lo sabemos...
Lo cierto es que, ni bien egresó del conservatorio y con su violín a cuestas, se enredó con la música sinfónica, donde se destacó como ejecutante. A eso de los 20 años se embebió de arrabal interpretando y componiendo sus propios Tangos, lo cual le permitió granjearse de la amistad de una gran cantidad de compañeros del gremio; dentro de los cuales cabe nombrar a Carlos Gardel.
El mismo Zorzal, por motus propio, propuso a Eduardo ponerle letra a una composición musical suya hasta entonces instrumental llamada Normiña.
Cabe indicar que, como lo insinuáramos anteriormente, además de la música Clásica y el Tango, Armani tuvo una fuerte predilección por el Jazz, dirigiendo algunas bandas y orquesta de ese estilo.
Y si hasta aquí nos hallamos ya ante una carrera digna de mención, queremos notificarle al persistente lector que lo mas relevante, en lo que refiere a los temas usualmente ventilados en este blog, esta aún por venir. 
Es que Armani, tal vez junto con Nobile, es para la historia musical de la cumbia uno de esos personajes que se transforman en correas de transmisión entre culturas y músicas. Tenga en cuenta, estimado lector, que Eduardo Armani abrevó de las orquesta colombianas de manera directa, sea grabando con Lucho Bermudez y Matilde Diaz, o como ejecutante para Odion de los arreglos escritos por Pacho Galán. .
Como si fuera poco lo dicho hasta aquí, Armani cuenta en su haber el lujo de que sus porros hayan sonado en la mismisima Colombia. Sin ir mas lejos, nos referimos a temas de su autoría como “Santa Marte Tiene Tren”, de gran éxito en Colombia y que aquí se popularizada gracias a los Wawanco
Y si hasta ahora nos dedicamos a enmudecer al espectador con novedades de diverso calibre, traemos una última perlita cuyo unico efecto posible será levantar al lego de su pasividad y arrancarle un grito ensordecedor digno de tribuna popular de estadio de football: Armani fue el primero en grabar en Argentina el famoso tema compuesto por Peñaranda, “se va el Caimán” de gran éxito en el ámbito local. ChupatEstaMandarina...

Finalmente, y como sospechamos que nuestro estimado lector se encontrará a esta altura indigesto de mangares informativos, nos despedimos con este video de Armani dedicado a la capital Colombiana, recomendándole a Uds. un bermú y una siestita placentera.


miércoles, 19 de octubre de 2011

El Recomendado de la Semana. Segunda Edicion. Por Manuel Cibrian (guitarra)



 
"El hombre que trabaja y bebe
 déjenlo gozar la vida
 y que eso es lo que se lleva
 si tarde o temprano muere
 ay, después de la caja negra compadre
 creo que más nada se lleve”
La Caja Negra - Enrique Diaz

No sabemos si Manuel Cibrian se ha identificado específicamente con la música y/o con las letras de este gran compositor. Por las dudas, le solicitamos por este medio a quien corresponda... que lo dejen chupar al Manu en paz!.
Nos cuenta el Dr. Cibrian (1982-?) que su nuevo ídolo, Enrique Diaz (1945-?), nació en Paraiso, antiguo corregimiento de San Jacinto, hoy de Maria La Baja (Bolívar). Según ésta  fuente, Enrique Diaz "es un juglar con un estilo único y costumbrista en la ejecución del acordeón que se complementa fielmente con su voz. Fue el primero en grabar y hacer famoso el paseo "La caja negra", del compositor Rafael Valencia. Es un fiel exponente del “vallenato bajero” por lo de la región de donde proviene. En 1986 Enrique Díaz el elegido Rey Sabanero del Acordeón en Sincelejo, es un juglar auténtico, popular y sin composturas fingidas.".
El Lector interesado en la interesante vida de Don Enrique puede consultar esta otra fuente, la cual no escatima en jugosas anécdotas. 

martes, 18 de octubre de 2011

Explosión de sabor en el Cumbion Valdez

En estas escuetas pero sentidas líneas, Sabor a Cumbia quiere desparramar a diestra y siniestra su desbordante felicidad por el CUMBION del sabado pasado.
Sabemos que para cada uno de los integrantes de La Orquesta Delio Valdez, que andan transitando con paciencia y oficio el arduo camino de los escenarios porteños, el sabado no fue una fecha más.

Porque el CUMBION nace de una idea, un concepto, que nos interesa seguir perfilando, seguir encontrando sus formas, contornos y aristas. En la intimidad creemos que, a través de algún mecanismo  que todavia no logramos desentrañar, cada fecha que se encuentra La Delio con su público se va perfilando un diálogo/pensamiento que se retroalimenta en ambas direcciones: conociendo la Orquesta al público cumbiambero y el público a la Orquesta.
Sabemos que ese intangible diálogo se establece en parte a través del escenario, la música, el sondio, las imágenes, el salon, la gente que labura, y en miles de detalles que requieren consideración, y que forman parte de la conversa que queremos construir con Uds. Y por eso EL CUMBION de la Delio Valdez.
Estimada Orquesta, en esta noche de confesiones, Sabor a Cumbia se toma el atrevimiento de preguntarles, apelando a cada una de las sensaciones que fueron archivando en los ficheros de la mente, mas precisamente en las regiones del subconciente, lo siguiente: cuántas veces se bajó la Orquesta del escenario con la duda de si habian logrado transmitir algo de lo que emana a borbotones de este grupo de amigos que empuñaron con amor y respeto el oficio de la Cumbia?.  
Si hay algo que nos enseña el Maestro Delio Valdez es que mientras las respuestas estén ausentes, son las preguntas el único guía. Viajamos en la incertidumbre buscando los caminos y a la mar salimos con ese barco que el sabado encayó en el Chaperio.
Quermos agradecer enormemente a cada una de las personas que estuvieron presentes en el Chaperio, al público que de alguna manera entendió que había una apuesta, y fue partícpe directo y cómplice de este diálogo que estamos construyendo. Le somos sinceros, estimado lector, si le decimos que intuiamos que entre uds. y nosotros se hablaba un mismo lenguaje. Intuición que mutó en convicción el sábado pasado cuando vimos que en la pista se bailó toda la noche y hasta la mañana siguiente sin parar, que sin olvidar las penas nos encontramos para convidar las alegrías, con respeto al otro, con sentimiento cumbiero. Seguramente los miembros de la Orquesta guardaran en sus retinas muchas imágenes de esa noche, que le servirán de fuente energética para continuar en este camino que han emprendido.
Queremos agradecer también a la gente que laburó, con especial mención a Julito (sonido, luces, esenarios y aguante ilimitado), a Leon (algo así como el torino de los autos valdeces), Carlo (alto responsable de que esto haya sucedido, el daño psicologico cargalo a la cuenta...), a Seba (Cumbiemos el Mundo) quien proyectó las buenas imágenes (y de quien se sospecha integrar el Ejecito Landerista) y a los amigos de barras y puertas (Barb, Nacho, Iara, Aye, Cami, Facu, gente del Chaperio... seguramente nos olvidamos algun nombre.)
Dedicamos parrafo aparte a Pablito Reyna (trompeta), quien no pudo estar presente el sabado pasado pero indudablemente fue partícipe de la bestia que dimos nacimiento: estamos seguros que algun acorde te llegó hasta tus oidos, porque hacia allá también se propagó nuestro sentimiento (y gracias Pipo la magia!).
Y nos guardamos la última mención a los integrantes de la Orquesta, para los cuáles el sabado emepezó tempranito a la mañana y el domingo terminó... tempranito a la mañana. No se le hizo asco a nada, escoba, trapo de piso, maderas, equipos... que siga siendo el amor por la música el chofer de este bondi, que ese colectivo es apto para los kilometros que querramos transitar!.
Sabor a Cumbia se despide haciendo entrega a su público lector del trasbambalinas, el Making Off del Chaperio, el cual va permitir al lector corroborar  que lo dicho hasta aquí no es una mera construcción ficticia que proviene de los sueños y anhelos que todos, sin excepciones, llevamos con orgullo a cuestas.

El Chaperio a la mañana del sabado


Los pibes: pura conviccion

Sin bola, no hay baile

Craneando el escenario

Chaperio a la mañana, cuando el Cumbion parecia un milagro

A la tardecita, la cosa iba tomando forma

Gracias por la magia


Los Rodriguez, flasheando la de Mr Músculo

Luz, cámara...

El cansancio, la alegría y la expectativa... respectivamente 

Las horas previas: prueba de sonido

Domingo a la madrugada... cumbia que te vas de ronda

lunes, 17 de octubre de 2011

El Cafetal de Cresencio

Ebiru Ojaba, de quien sospechamos estar involucrado con el interesante Blog Cumbia, Poder y Porro (frecuentado con asiduidad por Sabor a Cumbia), nos hace un aporte al tema ventilado por este blog en esta nota;  trayendo a colación de vuestros finos paladares la letra de la canción “Mi Cafetal” del maestro Cresencio Salcedo, que queremos compartir con Uds.
Aprovechamos para agradecer a Ebiru y felicitarlo, en caso de que nuestras sospechas se traduzcan en certezas, por el Blog al que hicimos mención. En cambio, en caso de haber establecido una falsa asociación entre sujeto (Ebiru) y objeto (blog), producto de obrar con la impunidad con la que este espacio tiene acostumbrado a sus lectores, enviamos por este mismo medio y en este preciso instante un solicitud de disculpas a ambos, una agradecimiento al sujeto por el aporte realizado y una felictacion a quien corresponda por dicho Blog cumbiero. 
Antes de introducirnos a la cuestión que ventilamos al inicar esta nota, y siendo fieles a nuestra predilección por el uso licencioso de la lengua castellana, convocamos a aquellos lectores que estén interesados en tener una visión general del panorama a que lean esta y esta nota del blog mencionado, referidas al contexto que dio por resultado a este gran flautista,  gaitero y compositor colombiano Cresencio Salcedo.
Dicho lo cual, transcribimos la Poesia del tema "Mi Cafetal", para luego despedirnos con un tema de Cresencio que, dicho se de paso, el DJ Tony Valdez suele incluir dentro de su rigurosa, pero no por ello menos popular, lista de temas en las noches de Cumbión.

Mi Cafetal

Porque la gente vive criticando
que paso la vida sin pensar en ná

pero no sabiendo que yo soy el hombre
que tengo mi vida bien asegurá.

Pero no sabiendo que yo soy el hombre
que tengo un hermoso y lindo cafetal.

Nada me importa que la gente diga
que no tengo plata, que no tengo ná.

Pero no sabiendo que yo soy el hombre
que tengo mi vida bien asegurá.

Pero no sabiendo que yo soy el hombre
que tengo un hermoso y lindo cafetal.

viernes, 14 de octubre de 2011

La verdadera historia de Juan Valdez.

El lector de Sabor a Cumbia, de ser habitué del buen café, en sus distintos gustos, aromas, proporciones y preparaciones, sabrá de lo distinguido del café colombiano.
Desde ya que ese excelente café, como las carnes argentinas, encuentra explicación en aspectos técnicos que trascienden los conocimientos de este Blog: será el clima, relieve y/o la temperatura que hace del cinturón cafetero colombiano el paraíso del cafeto?.

Otras explicaciones, ventiladas por medios especializados, alegan que el triunfo del café colombiano en el mundo obedece a… una campaña de marketing.
En efecto la historia oficial, que hoy queremos desmitificar, habla de la creación del personaje Juan Valdez por parte de una agencia publicitaria Norteamericana, con el objeto de posicionar el café colombiano como un producto exportable de calidad.
Desde ya que estas explicaciones hacen caso omiso a la esencia de la cuestión: el mejor café solo puede provenir de las mejores manos.
Sabor a cumbia trae como primicia exclusiva para sus lectores, el verdadero origen del café Juan Valdez.
La historia, esa que no se encuentra en los libros pero que pervive en la memoria de campesinos y aborígenes de Antioquia, comienza en el primer cuarto del Siglo pasado cuando en medio de una feroz crisis mundial, los jornaleros del café comienzan a organizar ocupaciones espontáneas a las grandes extensiones de tierra que, por "cuestiones de mercado”, no eran utilizadas por sus dueños.
Nació, por entonces, el Frente de Liberación Juan Valdez, inspirado en un campesino ignoto de Antioquia, caído en el primer enfrentamiento militar con el ejercito Colombiano, y que se hacía llamar así en honor al guía moral y espiritual de aquella rebelión: El Maestro Delio Valdez.
El Maestro, que por entonces se desempeñaba como jornalero en el café, fue parte activa de la organización militar rebelde, llevando a los jornaleros cafeteros conocimientos sobre táctica y estrategia militar, guerra de guerrillas y uso de pertrechos.
Su figura se popularizó rápidamente entre los nativos rebeldes, y aunque para los medios gráficos y servicios de inteligencia su aspecto físico siempre fue una incognita; no hay jornalero que haya vivido en aquella época que no testimonio una charla, cara a cara, con el Maestro Valdez.
Las victorias y derrotas se sucedieron, y si bien resulta imposible dar cuenta de un resultado unánime de la contienda, lo cierto es que parte del campesinado colombiano pudo acceder a las tierras para así ser dueño del producto de su trabajo: el café.
El Frente de Liberación Juan Valdez pasó a llamarse Federación de Campesinos Juan Valdez, y su producto de exportación, Café Juan Valdez.
Porque, repetimos, el mejor café no puede salir sino de las mejores manos, aquellas que surcaron la tierra (incluso antes de la llegada del café), conocen el viento, entienden las lunas y hablan el idioma de la naturaleza. Esta es la verdadera historia del Cafe Juan Valdez... o por lo menos la que nos gusta creer antes escuchar a los Guacharacos


Allá por mi tierra
hay un caminante
que trae de las sierras
café muy fragante

Y los cafetales
curtieron sus manos
no tiene pesares
es muy colombiano

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

Allá por mi tierra
hay un caminante
que trae de las sierras
café muy fragante

Y los cafetales
curtieron sus manos
no tiene pesares
es muy colombiano

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

(Ese cafetero) Juan Valdez
(no tiene dinero) Juan Valdez
(Ese cafetero) Juan Valdez
(va por el sendero) Juan Valdez
Juan Valdez, Juan Valdez

domingo, 9 de octubre de 2011

Divinas vs Populares

"La cumbia es una mierda” gritaba el líder de un polémico grupo de punk-rock de la escena nacional... pa' la reflexion, no?.
Desde este humilde Blog, experto en recoger guantes ajenos y encarar reflexiones inconducentes, instamos a que arroje la primera piedra el que este libre de cualquier prejuicio.
Porque amigo (y, por si no se dio cuenta, acá arrancamos
de lleno con la chachara), es innegable que el estilo musical que consumimos nos define: muestra cabal de esto es que aunque todos sabemos que no hay peor lance que el: “¿y vos que música escuchas?”, sigue siendo hoy en dia un Greatest Hits de los militantes del chamuyo a la hora de dar inicio al ritual del cortejo y el posterior apareamiento.   
En nuestro país la cumbia ha sido duramente castigada, se le achaca ser música básica, pobre y chata, hecha para el oído poco entrenado. Incluso se la ha etiquetado como  música de negros, música popular... pero peyorativamente.
En la esquina opuesta del ring del prejuicio se tambalea medio grogui el púgil del Jazz: muchacho glamoroso, cool, elaborado, con una amplia versatilidad y destreza técnica a cuestas. Porque, como uds. sabrá, el Jazz es música de culto, hecha por y para gente con buen gusto.
Pero nosotros, habitués de la polemica sin sentido, nos permitiremos una “pequeña” digresión y  llamamos fervorosamente a terminar con la fantochada del clasico Música Popular vs. Música de Culto: dicotomía estúpida, ignorante y sin ningún fundamento real ni teórico.
Ya hemos reseñado acá y acá la evoluciòn de la cumbia, desde sus origenes folcloricos con tambores y gaitas hacia una genero en formato de orquesta, donde cada elemento individual (el fraseo de un saxo, el latir de la tambora, el caminar del contrabajo, etc.) contribuye a un todo muy complejo y elaborado musicalmente. Lo mismo ha pasado con el Jazz, con el Tango, la Salsa, el Samba, etc. Han surgido como manifestaciones populares, en prostíbulos, parques, locales nocturnos o cárceles, siempre en torno a los sectores más castigados de las distintas sociedades del mundo; en un principio se dan en pequeños conjuntos musicales, luego en formato de orquestas, para finalmente volver a formaciones mas pequeñas que favorecen a la improvisación y la experimentación.              
Podríamos entonces preguntarnos porqué hoy en día en la Argentina la cumbia y el jazz son estilos tan enemistados. Y hacerse la pregunta... vaya y pase, pero encarar la respuesta nos enfrentaría a una vasta empresa que excede ampliamente la capacidad y las ganas de los que gestionamos este espacio, mucho mas preocupados por terminar con estos divagues paparulezcos y dedicarnos a la ingesta de una ginebrita y un picado grueso.
Pero antes de dedicarnos a lo nuestro (y para que nos acusen de tirar el centro y esconder la testa, o subir a una calesita de sortija facil); queremos recordar   que hay algo que hermana a los géneros populares, más allá de los patrones musicales o de las billeteras de quienes los consumen: todos, en su origen, tienen como propósito la reunión grupal y el poderoso ritual del baile.
Y para ejemplificar tanta cháchara (y acompañar nuestro bermú de unos pasos con swing), les dejamos esta piecita del año 3 7 que la orquesta de Artie Shaw grabara en Nueva York: “The Chant”.  Alguna vez Lucho Bermúdez dijo que Arturito fue uno de sus máximos ídolos e inspiradores... a los hechos nos remitimos: escuchen con atención y se darán cuenta que El Clarinete de Colombia abrevó mucho de estas aguas.

viernes, 7 de octubre de 2011

De regreso a Oktubre: la Ex-URSS y la Delio Valdez.

 Un fantasma recorre el mundo, con tambor alegre y llamador. Porque estimado lector, no sabemos como, pero Sabor a Cumbia se lee en Rusia.
Es que la semana pasada , o sea si uds. calcula 7 días calendarios para atriqui a partir de este mismísimo momento; el país con mayor ingreso a este humilde Blog (sacando a la Argentina, desde luego) fue: Rusia (!!???).
En un principio sospechamos que los familiares del “Ruso” Moldovan, descendiente directo del aguerrido y afamado clan Magiar que habitara los montes Urales hace tiempo y a lo lejos, estaban siguiéndole el rastro a uno de sus hijos pródigos.
Sin embargo, recientes hechos que no podemos ventilar por este medio, hace que nos inclinemos a pensar que otros discípulos del Maestro Valdez que habitan el continente asiático, estarían intentando entran en contacto con nosotros con el objeto de conformar una agremiación internacional de discípulos del Maestro Valdez.


O quizá sea culpa del RITMO DE COLOMBIA: canto universal que derriba fronteras, hermana pueblos y hace caso omiso a partidas de nacimiento.